Novedades del nuevo Reglamento UE 2017/1369 sobre el etiquetado energético de lámparas y luminarias

Entra en vigor el nuevo Reglamento (UE) 2017/1369 sobre el etiquetado de productos que consumen energía y deroga la antigua Directiva 2010/30/EU. Vamos a ver todas las novedades que trae: 

El nuevo Reglamento (UE) 2017/1369 entró en vigor el 1 de agosto de 2017. Una de las novedades que conlleva el nuevo reglamento es la obligación de los proveedores a incorporar el etiquetado energético de sus productos a una base de datos el cual será de obligado cumplimiento a partir del 1 de enero de 2019. En esta base de datos se deberá incorporar la siguiente información según el Anexo I:

  1. el nombre o marca comercial, la dirección, los datos de contacto y otros datos para la identificación jurídica del proveedor;
  2. el identificador del modelo;
  3. la etiqueta en formato electrónico;
  4. la clase o clases de eficiencia energética y otros parámetros de la etiqueta;
  5. los parámetros de la ficha de información del producto en formato electrónico.

Por lo tanto la Unión Europea está creando una base de datos en la que los fabricantes y proveedores deben registrar todas las etiquetas energéticas de los productos comercializados. Parte de esa información será pública y parte es puramente destinados a las autoridades de control. En resumen, en lugar de tener solo una etiqueta impresa que acompañe al producto, la etiqueta ahora tendrá que ser registrada en una base de datos y al mismo tiempo todas las etiquetas existentes deben ser reemplazadas por las nuevas.

 

Nueva Etiqueta Energética UE 2017/1369
Cambio de la escala de clases en la nueva etiqueta energética UE 2017/1369

Y hablando de las etiquetas, éste es otro de los cambios más significativo a nivel visual para los usuarios. La nueva etiqueta elimina la escala de clases A+, A++ y A+++ y  se sustituyen por una escala A a G más estricta.

Como hemos dicho, esta etiqueta deberá acompañar al producto desde su salida de fabrica, sin coste añadido, y se deberá mostrar en el punto de venda, ya sea físico u online, cosa que no ha cambiado en comparación con la antigua Directiva. Otra cosa importante a saber es que en cualquier promoción visual o publicidad del producto se deberá hacer referencia a la clase de eficiencia energética, algo parecido a lo que pasa con los anuncios de coche y sus consumos.

Al fin y al cabo las etiquetas energéticas deben permitir a los clientes elegir productos que consumen menos energía y así ahorrar dinero. Y a nivel de las empresas, las etiquetas también alentarán a desarrollar e invertir en un diseño de producto más eficientes.

 

Conclusión

El nuevo reglamento ha añadido dos puntos nuevos a los ya existentes que son la introducción de la nueva base de datos que apoyará a las autoridades a controlar los productos y la nueva representación gráfica en las etiquetas de la eficiencia energética donde ahora pasa a ser de la A a la G, ya que la anterior escala con las clases A+ eran insuficiente, poco clara y ya no duradera a largo plazo.

 

Fuentes | Reglamento (UE) 2017/1369BOE Reglamento, Directiva UE 2017/1369 en varios idiomas

Contacto

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.